Un arma rudimentaria de desesperación

|

Escribe: Hamza Abu Eltarabesh* Era una noche tranquila a principios de agosto. A una señal, cinco hombres emergieron silenciosamente de la cobertura de unos árboles hacia un punto de encuentro acordado. Yo estaba... Leer más